Tarifa plana de la luz, ¿me interesa?

Tarifa plana de la luz, ¿me interesa?

Las ofertas del mercado: Tarifa plana vs. Cuota fija

El objetivo de todo español en su casa empieza a ser claro: quiero dejar de pagar de más. Y tal y como está el mercado, la factura de la luz asusta con su montaña rusa de subidas y bajadas, aunque los descensos no sean tan habituales como nos gustaría.

Para paliar ese ritmo frenético de precios y circunstancias del mercado energético que encarecen nuestra factura, buceamos en busca de ofertas que mejoren nuestra situación. Pero no somos los únicos, las comercializadoras también tratan de llegar a nosotros mediante distintas propuestas para ofrecernos las que mejor se adapten a nuestro consumo.

Una de ellas es la tarifa plana de la luz, bajo la premisa de que pagarás siempre la misma cuota, de manera justa y con un consumo a tu gusto, pero ¿cuánto hay de verdad en esto? ¿Merece la pena una tarifa plana?

¿Qué es una tarifa plana de la luz?

La tarifa plana es un tipo de tarifa eléctrica por la que el consumidor siempre pagará la misma cuota durante toda la duración del contrato, que en condiciones generales suele ser de un año.

Para calcular esta cuota, la comercializadora tomará como referencia tu consumo del año anterior, el cuál figura en una base de datos a la que tienen acceso todas las compañías. Sí, esta información es pública, por extraño que nos parezca.

En base a estos datos, se establecerá, además, la cuota fija mensual y un límite de consumo máximo anual de entre el 30% y el 50%. Si sobrepasas este límite de consumo, la compañía podrá:

  • Suspender las condiciones de la tarifa pactada inicialmente y cambiarte a otra.
  • Cobrarte una penalización de exceso de kilovatios (kWh) al precio que ella decida.

En resumen, si eres de los que controla sus gastos de manera religiosa, sí que te conviene contratar la tarifa plana.

Diferencias entre tarifa plana y cuota fija

La tarifa plana y la cuota fija tienen numerosas similitudes y ambas son ofrecidas por las comercializadoras como opciones que aportan seguridad y control en tu factura a final de mes. No obstante, a la hora de comparar la tarifa plana con una cuota fija encontramos claras diferencias, empezado por que la cuota fija no es una tarifa como tal, sino que se trata de una forma de pago.

  • En primer lugar, en la modalidad de cuota fija, no hay límite de consumo anual, a diferencia de la tarifa plana que, como mencionamos anteriormente, tendrá establecido un porcentaje límite sobre el consumo del año anterior.
  • La segunda diferencia reseñable es la operativa respecto al exceso de consumo estimado al inicio del contrato. En el caso de la cuota fija, si consumes más energía de la acordada, la compañía te cobrará la diferencia, o bien te devolverá la cantidad económica correspondiente si tu consumo ha sino menor al esperado. Y aunque en la una tarifa plana también existe la posibilidad de retribución en el caso de haber realizado un consumo inferior, la parte peliaguda es la del exceso, ya que las compañías suelen establecer unas cuotas leoninas para los kWh consumidos fuera del límite acordado.
  • También es importante tener en cuenta que la cuota mensual de la tarifa plana no suele incluir los impuestos, cosa que sí ocurre en la cuota fija.

¿Compensa una tarifa plana de luz?

Tras la llegada de estas ofertas, la Organización de Consumidores y Usuarios, comúnmente conocida como la OCU, realizó un estudio en el que participaron 100 viviendas para comprobar la “verdad” detrás de este tipo de tarifas y si merecen realmente la pena.

• Se denominan “tarifa plana” pero con límites. Ya hemos visto las consecuencias negativas del exceso de consumo respecto a las condiciones inicialmente pactadas. Vamos, que o eres de los que controlan su consumo al dedillo o hasta luego Mari Carmen.
• La estimación del cálculo se hace de manera personalizada y es poco transparente puesto que, por lo general, no te detallarán cada una de las variables tenidas en cuenta para realizar la estimación.
• Al comparar con tarifas con discriminación horaria, no se aprecia un mayor ahorro.

En definitiva, como hemos podido ver, no existen tarifas buenas ni malas, sino que cada uno debe elegir la que mejor se adapte a sus necesidades.

La tarifa plana es recomendable para aquellas personas que saben que no incidirán en un exceso de gastos, puesto que controlan perfectamente su consumo.

La cuota fija no es una tarifa como tal, sino que se trata de una forma de pago.

En cambio, aquellos que quieran cierta tranquilidad sin límites tan estrictos, o que no pueden prever tan al detalle su gasto mensual porque, por ejemplo, son muchos en casa, pueden apostar por una tarifa de cuota fija.

En nuestro blog podrás encontrar la mejor oferta del mercado en base a tu potencia y consumo anual. ¡Aprovecha nuestra calculadora de tarifas y averigua cuál sería tu mejor tarifa eléctrica! ¡Es muy sencillo!

Sólo tienes que introducir los siguientes datos:

  • Potencia contratada.
  • Energía consumida anual.

Nuestra calculadora te ofrecerá una comparativa del importe que verías en tu factura anual según las ofertas de diferentes compañías.


Y si necesitas más información, no dudes en acudir a nosotros a través del Buzón del Experto, estaremos encantados de ayudarte.


Referencias

  • ¿Tarifa plana de la luz? #NoCuela | OCU : https://www.ocu.org/vivienda-y-energia/gas-luz/noticias/tarifas-planas-electricidad
Últimos posts

¿Cuánto consume una cocina de inducción?

Analizar el consumo de una cocina de inducción, así...

Casas eficientes: consigue un hogar más sostenible

Si tenemos que hacer una obra en casa, estamos...

¿Cuánta electricidad consume un hogar en España?

El consumo de electricidad en una casa varía todos...

Instalación de bomba de calor en tu piso: Una alternativa eficiente y sostenible

La Unión Europea está liderando el cambio hacia una...