¿Cómo iluminar un baño?

¿Cómo iluminar un baño?

El baño es un lugar clave en cualquier hogar. Es el espacio donde realizamos nuestras rutinas diarias de cuidado e higiene, además de recibir a las visitas de vez en cuando. Por eso, es fundamental que esté bien iluminado, tanto para las actividades cotidianas como para crear un ambiente relajante. Si estás buscando ideas sobre cómo iluminar tu baño de manera adecuada, aquí tienes algunos factores a considerar:

Planifica cómo iluminar el baño

Cada baño tiene su propia personalidad, ¿verdad? Con o sin ventanas, con distintos elementos, de diferentes tamaños… La iluminación tiene que ser como un traje hecho a medida, adaptándose a las particularidades de cada uno y a las necesidades de quienes lo utilizan. Por ejemplo, si hay posibilidad de poner una ventana en el techo, ¡es una excelente manera de inundar el baño con luz natural durante el día!

Lo más importante es pensar qué actividades se van a realizar en el baño. Algunos hogares tienen, por ejemplo, dos baños. En uno de ellos instalan una ducha para esos momentos de prisa, mientras que en el otro colocan una relajante bañera. La luz en el segundo baño debería ser suave, sobre todo si lo que se desea es transmitir tranquilidad, mientras que en el primero no hace falta que sea tan indirecta.

Si estás planeando tener dos tipos diferentes de iluminación, te recomendaría que puedas encenderlas por separado. Así cada luz puede tener su propio efecto sin interferir con las demás.

Tipos de luz para el baño

¿Qué tipos de luces se pueden poner en un baño? ¿Para qué sirven cada una? ¿Cómo se instalan? Estos son los principales tipos de luces y sus características.

Luz general

La luz general es la que predomina en el baño. Se trata de aquella que alumbra cada rincón de la estancia. Por eso, se suele poner en el techo en forma de plafones o focos empotrados. Si la estancia es pequeña, puede que sea suficiente con un solo plafón o 4 focos LED que den una iluminación clara y homogénea. Suele requerir menos planificación, ya que su instalación puede ser parecida a la de cualquier otra habitación.

Luz puntual

En el baño es donde se hacen acciones como maquillarse o afeitarse para las que hace falta tener una buena iluminación. De hecho, para cada zona es recomendable seguir ciertos consejos:

La iluminación en el espejo del baño

En este caso, el objetivo de la iluminación es que nos podamos ver bien en el espejo y evitar que se creen sombras y brillos. Por eso, la luz debe estar frente a la persona, nunca justo arriba o distribuida de forma que la intensidad con la que llega sea diferente. Algunas formas de obtener una buena iluminación son:

  • Colocar un aplique sobre el espejo, a unos 10 cm por encima del marco.
  • Instalar dos apliques en los laterales del espejo, de forma que se reciba luz con uniformidad y se eliminen todas las sombras.
  • Poner lámparas o focos sobre el espejo. El haz de luz directa debe cubrir todo el ancho del espejo y no incidir directamente sobre su superficie para no crear brillos.
  • Pegar una tira de luz sobre el espejo que no proporcione luz directa tan fuerte, pero sí uniforme.
  • Adquirir un espejo con iluminación incorporada. El sistema que utilice estará específicamente pensado para crear la iluminación correcta.

La iluminación de la ducha o bañera

Si el baño no es muy grande, la iluminación general suele ser suficiente para que se vea bien en la ducha o bañera. Sin embargo, a veces también es conveniente tener en cuenta que algún punto de luz ilumine correctamente para que la ducha no se convierta en algo agobiante o estresante. Por tanto, la lucha debe tener luz suficiente para evitar la oscuridad pero con cuidado de no deslumbrar.

La iluminación de acento

Hay baños en los que se pueden colocar cuadros o algún otro elemento decorativo que se quiere destacar. En estos casos, es conveniente tener en mente poner un punto de luz que haga resaltar dicha decoración.

Luz indirecta

Para convertir el baño en un lugar donde encontrar la relajación después de una jornada estresante en el trabajo, la luz indirecta o ambiental es el mejor aliado. Con luces indirectas, se consigue crear una atmósfera especial, ideal para cuando se quiere disfrutar de una ducha tranquila y sin prisas.

Para conseguirla, es conveniente comprar lámparas y bombillas que emitan una luz tenue y difusa. Por ejemplo, puedes instalar tiras de luces LED empotradas que no se ven directamente, pero iluminan la estancia. Estas tiras se pueden colocar en techos u hornacinas. También se están empezando a ver en la zona del lavabo.

Lo principal es que esta luz sea independiente de la luz general, ya que es la que necesita tener su propio interruptor y cualquier otro tipo de luz que esté encendida rompería el efecto deseado.

Luz natural

De todos los tipos de luces, la más importante es la luz natural. Si el baño cuenta con una ventana y no se puede mover, es casi imprescindible configurar el resto de elementos del baño, teniendo como punto de referencia la ventana. Sí que es normal, por mantener la privacidad, que estas ventanas tengan vidrios traslúcidos que permiten dejar pasar la luz, pero sin que se vea a través de ellos.

Para aprovechar al máximo la luz natural no se deben colocar cortinas gruesas, sino que se puede optar por cortinas ligeras o estores que soporten bien la humedad. Además, es importante que la luz llegue a todo el baño y no se tope con elementos que dejen alguna esquina a oscuras.

Cómo iluminar un baño sin ventanas

Cuando el baño no tiene ventanas, la iluminación adquiere todavía más importancia, ya que hay que encenderla a lo largo de todo el día. Para evitar notar mucha diferencia al salir y entrar del baño, la luz debe tener un efecto natural, es decir, mantener la temperatura neutral y con haces de luz poco definidos. Es recomendable instalar puntos de luz empotrados en el techo.

Además, si el baño es pequeño, tener apliques en el techo ayudará a aprovechar al máximo el espacio sin renunciar a la luz. Hay que evitar a toda costa dar sensación de estrechez. A eso ayuda que el baño esté diseñado en colores cálidos y claros que resalten la luminosidad de los focos.

Cuál es la temperatura de luz ideal

El número de luminarias y su disposición es muy importante para ver bien, pero la temperatura es lo que marcará el ambiente de la estancia. Podemos clasificar la luz en tres tipos:

  • Luz cálida: es la que ofrecen bombillas del rango de los 2200 a los 2700 K. Su tono es amarillo y es ideal para luces de ambiente, ya que tiene un efecto más relajante.
  • Luz neutra: abarca hasta los 4500 K y no tiene la luminosidad de la luz fría, pero tampoco ilumina tenuemente como la luz cálida. Es la que más se parece a la luz natural, por lo que es la más indicada para los baños sin ventanas y, seguramente, para cualquier baño en general.
  • Luz fría: consiste en bombillas con una luz blanca muy brillante, de hasta 6500 K. Es el tipo de luz que más ilumina, ideal para llevar a cabo tareas muy precisas como maquillarse. Sin embargo, no tiene el mismo efecto de relajación que las demás, sino que suele recordar más a la iluminación de los hospitales (de hecho, es la que se emplea). No obstante, puedes optar por colocar luces frías como iluminación puntual para el espejo.

Además de la temperatura, hay que tener en cuenta la potencia. Puede que una bombilla con luz cálida sea demasiado potente y, por tanto, se pierda el efecto relajante. En líneas generales, bastará con bombillas que oscilen entre los 2000 y los 4000 lúmenes. También existen bombillas en las que se puede regular la potencia.

Tipos de lámparas

Los baños son una de las zonas más húmedas del hogar. La humedad no se suele llevar bien con la electricidad, por lo que una buena iluminación no es solo aquella que alumbra perfectamente, sino también la que lo hace con seguridad. A la hora de elegir una luminaria, es imprescindible que tenga la estanqueidad adecuada.

Existen índices de protección que, según el uso previsto, puede aconsejar utilizar una iluminación u otra.

En general, las lámparas que estén en la categoría IP44 son resistentes a la humedad que se genera de forma natural durante la ducha. Si se quiere aumentar aún más la seguridad, también hay disponibles bombillas IP54, que son a prueba de polvo, e IP65, a las que no les afectará ni los chorros de agua directos.

Últimos posts

¿Cuánto consume una cocina de inducción?

Analizar el consumo de una cocina de inducción, así...

Casas eficientes: consigue un hogar más sostenible

Si tenemos que hacer una obra en casa, estamos...

¿Cuánta electricidad consume un hogar en España?

El consumo de electricidad en una casa varía todos...

Instalación de bomba de calor en tu piso: Una alternativa eficiente y sostenible

La Unión Europea está liderando el cambio hacia una...