¿Cómo se decide el precio de la luz y por qué tiende siempre a subir?

¿Cómo se decide el precio de la luz y por qué tiende siempre a subir?

Seguro que ya estás pensando cuánto puede llegar a costar seguir disfrutando la luz en casa

Nos hemos acostumbrado a ciertas comodidades que damos por aseguradas y, en realidad, no le damos la importancia que merece el trabajo de construcción, desarrollo y mantenimiento de un sistema tan complejo como el eléctrico. Si nos paramos a pensarlo, es una obra colosal que, por supuesto, tiene un coste bien justificado.

Otra cosa es que, dentro de ese sistema, se den las condiciones para que también los consumidores obtengan beneficios más allá de la comodidad del servicio que presta.

Y en este blog queremos dedicarnos más a ese objetivo, intentando orientarte para aprovechar las ventajas que ofrece la libre competencia. Ahora, veamos cómo se estructura este mercado.

El viaje de la luz hasta llegar a tu casa

El sistema eléctrico recoge cuatro fases necesarias para que el consumidor tenga la luz al alcance su mano, en cualquier momento y prácticamente en cualquier lugar. La generación, el transporte, la distribución y la comercialización de electricidad, son actividades que se llevan a cabo de forma separada, cada una con sus complejidades y peculiaridades, trabajando en perfecta sincronía de manera que no se podrían entender las unas sin las otras.

La energía no se puede almacenar y conservar a gran escala, por lo que no tendría sentido producirla sin darle uso inmediato. Así, los cables que vemos en el paisaje cuando viajamos por carretera, los que recorren las calles de cada ciudad y cada pueblo, llegando a las casas, fábricas y negocios, son una parte fundamental de la industria energética: la que conecta las centrales de generación con los centros de consumo.

La energía no se puede almacenar y conservar a gran escala, por lo que no tendría sentido producirla sin darle uso inmediato.

Oferta y demanda puestas en común, para establecer un precio en base a las leyes del mercado.

Generar la luz tiene un coste y consumirla un precio, pero… ¿por qué varía tanto?

El Mercado Ibérico Español es de tipo marginalista, es decir, cada día los vendedores y compradores lanzan sus ofertas con diferentes precios. El día antes de la entrega de la electricidad, las comercializadoras y los productores presentan sus ofertas, para cada hora del próximo día a través del OMIE, el operador designado para la gestión del mercado eléctrico diario e intradiario en la Península Ibérica. En esa sesión diaria se establecen los precios y el volumen de energía en una hora determinada, por el cruce entre la oferta y la demanda, siguiendo el modelo acordado y aprobado por todos los mercados europeos. 

Las empresas de generación ofrecen su “producto” y las empresas de comercialización compran la potencia que esperan «colocar», según sus estimaciones de demanda. La subasta da como resultado un precio de la luz para cada hora del día siguiente. Entre estos dos operadores están las redes de transporte (alta tensión) y de distribución (baja tensión). Red Eléctrica de España, como operador del sistema eléctrico, es el encargado de hacer las previsiones de demanda, a través de complejos algoritmos basados en su experiencia, que ofrecen la máxima fiabilidad.

Grandes diferencias de precio en la generación, que no se reflejan en la factura

La luz siempre será más cara en base a la eficiencia energética de tus electrodomésticos

De cara a fijar el precio final del kilovatio en cada momento del día, las diferentes fuentes de generación eléctrica tienen costes muy variados, lo que podría ser una ventaja para el consumidor. Pero no es así, debido al sistema de precio marginal según el cual, la última oferta que se incorpora al pool es la que marca el precio para toda la energía producida.

Ten en cuenta que estas variaciones de precio solo te afectarán si estas dentro del mercado regulado o PVPC, donde deberás vigilar de cerca los diferentes precios de cada tramo horario.

Mientras la producción eléctrica con fuentes renovables como el sol, el vientoyel agua en las hidroeléctricas, no pueda cubrir la totalidad de la demanda, será necesario completar la oferta con otras fuentes a precios más elevados.Y esa última potencia, generalmente la más cara, es la procedente de centrales de ciclo combinado, que funcionan con gas. Aunque la electricidad generada en centrales nucleares, eólicas y solares tiende a cero en algunos momentos, se paga al mismo precio que la producida con gas, que suma al coste de la materia prima el coste de emisión de CO2.


Este método de fijación del precio en la factura es cuestionable, pero como ocurre con los impuestos fijados por el gobierno, no es fácil de cambiar. Al menos sabemos que, se momento, no está en nuestra mano. Así que seguiremos dando información y consejos para rebajar el gasto energético en la medida de nuestras posibilidades. Esperamos que ese trabajo sea de tu interés.

Si quieres saber más sobre la estructura del mercado de la energía en España y las posibilidades que ofrece a los consumidores para ahorrar en la factura eléctrica, suscríbete a nuestra newsletter y recibirás información de interés. O contacta directamente aquí y estaremos encantados de ayudarte.

Últimos posts

Necesito electricista: Guía completa para encontrar al profesional adecuado

En el día a día, pueden surgir imprevistos relacionados...

¿Cuál es la temperatura ideal del aire acondicionado para dormir?

Ahora que ya hemos entrado de lleno en el...

¿Cuánto consume una cocina de inducción?

Analizar el consumo de una cocina de inducción, así...

Casas eficientes: consigue un hogar más sostenible

Si tenemos que hacer una obra en casa, estamos...