Cómo funciona el contador de la luz

Cómo funciona el contador de la luz

Contador de luz: qué es, tipos, para qué sirve y precio

El mundo de la luz es un singular universo que engloba muchos aspectos. Hay ciertos conceptos que quizás los entendemos porque son palabras simples, pero a la hora de definirlos corremos el riesgo de que en nuestra cabeza haya un fundido a negro.

En este caos de conceptos simples, pero con historia, encontramos los contadores de luz. Gracias a nuestra educación básica podemos deducir para qué sirven y qué aspecto tienen. Pero hasta aquí podemos leer. No te preocupes, este aparato causante de tu factura de la luz es completamente inofensivo y nos aporta información relevante.

En este post del blog resolveremos las dudas e interrogantes que puede traer este pequeño e importante aparato que define nuestra factura de la luz.

¿Qué es el contador de luz y para qué sirve?

El contador de luz es un equipo de medición encargado de registrar el consumo eléctrico efectuado en una vivienda o local. Se instala en el momento de la construcción del inmueble o una vez que el cliente solicite el alta de luz a la distribuidora de la zona.

Lo podemos encontrar dentro o fuera de nuestra vivienda: a la entrada, en el sótano o en el garaje. En el caso de los edificios comunitarios lo tendrás en el cuarto de contadores, un clásico. Y, por supuesto, uno por vivienda. Una cosa es vivir en comunidad y otra muy distinta asumir los gastos del otro.

Las distribuidoras realizan la medición del consumo eléctrico de sus clientes. De esta manera, se procede a la facturación exacta según la electricidad consumida.

Por norma general, son digitales y registran de manera continua el consumo, por lo que ya no son necesarias las lecturas de contador presenciales. La lectura permite conocer los kWh consumidos en cada tramo horario y generar la facturación correspondiente de manera telemática.

El consumo que se envía aparecerá en la factura de luz que la propia comercializadora hará llegar a tu domicilio.

¿Cómo leer un contador de luz?

La lectura del contador nos permite conocer cuál es nuestro consumo eléctrico como usuario. Así pues, la comercializadora calcula cuánto ha de cobrar en cada periodo de facturación.

Dependiendo de la tarifa que tengamos contratada, se calculará el importe que tengamos que pagar en función al consumo de luz del inmueble.

En este sentido encontramos dos tipos de medición: sin y con discriminación horaria. En el primer caso hay un único precio kWh las 24 horas del día. Mientras que, en el segundo caso, con la discriminación horaria el precio del kWh puede tener entre dos y tres precios en función del horario de consumo: hora punta (precio más alto), hora llana (precio intermedio) y valle (precio más barato).

Infografía de la tarifa con discriminación horaria

En el caso de los contadores analógicos, el consumo se lee directamente en el dial. La aportación de la lectura es necesaria para evitar una lectura estimada, ya que puede ser superior al consumo real.

Tipos de contadores de luz

Como ya te hemos mencionado, el avance de la tecnología nos ha facilitado mucho nuestro día a día y la mayoría de los contadores son digitales. Si antes teníamos que estar pendientes de abrir al técnico de mantenimiento, al cartero y hasta nuestro propio hijo porque se ha olvidado las llaves; para la lectura de luz no escucharás el telefonillo.

Sin embargo, esto no ocurre en el 100%de los casos y en algunos hogares encontramos los contadores analógicos. Estos son los tradicionales, los de toda la vida. Registran el consumo realizado mediante un contador mecánico y es necesaria la visita del técnico para que anote el consumo realizado.

Mientras que con el contador digital no es necesaria la visita del técnico ya que se hace de manera telemática y se registra el consumo realizado a cada hora.

Desde 2007, se acordó que los contadores con una potencia contratada de hasta 15 kW se sustituirían por equipos de medida que permitiesen la discriminación horaria y la telegestión. Es decir, contadores digitales.

Precios de los contadores

Los contadores digitales de luz se pueden alquilar o comprar, dependiendo de la necesidad del propio cliente.

La distribuidora siempre lo va a proporcionar, pero en el caso de quieras adquirirlo en propiedad, el precio ronda entre los 100 y 300€, más o menos. Depende de la marca y el modelo, como siempre.

Y claro, la pregunta es comunitaria, ¿para qué? Por ahorro, dejamos de pagar el alquiler a la distribuidora y escogemos el modelo que queramos. Aún esto es opcional, ya que la distribuidora siempre va a ofrecer un contador en alquiler que además incluye el mantenimiento y la gestión de los inconvenientes que puede ocasionar una avería, aspectos que, si lo compramos, no estarán cubiertos. La gran ventaja del contador de luz digital en alquiler es que su precio está regulado por el Estado y no puede ser modificado ni por la distribuidora ni por la zona geográfica.


Y si necesitas más información, no dudes en acudir a nosotros de nuevo. Suscríbete a nuestra newsletter y estarás al día de las últimas novedades y estarás al día de las últimas novedades. O si necesitas más información, no dudes en acudir a nosotros a través del Buzón del Experto de nuevo, estaremos encantados de ayudarte.

Últimos posts

Necesito electricista: Guía completa para encontrar al profesional adecuado

En el día a día, pueden surgir imprevistos relacionados...

¿Cuál es la temperatura ideal del aire acondicionado para dormir?

Ahora que ya hemos entrado de lleno en el...

¿Cuánto consume una cocina de inducción?

Analizar el consumo de una cocina de inducción, así...

Casas eficientes: consigue un hogar más sostenible

Si tenemos que hacer una obra en casa, estamos...