Trucos para ahorrar en la factura de la luz en invierno

Trucos para ahorrar en la factura de la luz en invierno

Cómo pagar menos en la factura de la luz en invierno

Con los meses más fríos del año a la vuelta de la esquina, los consumidores ya empiezan a buscar ideas sobre cómo ahorrar luz en invierno. Esta lista recopila 35 trucos y pequeños gestos para ahorrar en la factura de luz sin hacer grandes sacrificios.

9 consejos para ahorrar con la calefacción eléctrica

  1. Una temperatura entre 19 y 21º C es óptima para garantizar un ambiente de confort en una vivienda. Hay que tratar de mantener una temperatura estable, ya que, por cada grado de más, aumenta hasta un 7 % el consumo energético.
  2. Sin embargo, no todas las habitaciones tienen las mismas características, y quizás hay algunas que necesiten una temperatura más baja o más alta. Con la incorporación de termostatos se puede saber a qué temperatura poner la calefacción y conseguir un ahorro de luz de más del 20 %, es decir, unos 30 € al mes.
  3. Pese a los elevados precios de la electricidad, también puede ahorrar luz con calefacción eléctrica, concretamente entre un 8 y un 13 % de energía, colocando válvulas termostáticas en radiadores o termostatos programables, que se pueden encontrar en el mercado desde los 5 € a los 30 €.
  4. Los racionalizadores de potencia evitan tener que aumentar la potencia contratada. Son dispositivos que controlan el gasto de los aparatos eléctricos, de tal forma que cuando el consumo está a punto de alcanzar el máximo de potencia contratada, se ordena el encendido o apagado de los emisores.
  5. No es necesario encender la calefacción en las habitaciones vacías. De hecho, para que el frío que sale de estas no afecte al resto de la vivienda, es mejor cerrar las puertas. Así el calor se concentrará en las habitaciones que sí estén ocupadas.
  6. Tampoco es necesario mantener la calefacción encendida cuando no hay nadie en casa. Algunos de los termostatos inteligentes se pueden programar desde el móvil y permiten encender la calefacción unos minutos antes de llegar a casa para que no esté tan fría.
  7. No hay que esperar a que se averíe un equipo de caldera eléctrica para hacer un buen mantenimiento de esta, que evite pérdidas de eficiencia en su funcionamiento.  Un buen cuidado de la caldera puede ahorrar hasta un 15 % de luz al año, ya que si no funciona del todo bien consumirá de más. De hecho, siempre es recomendable tener contratado un seguro de hogar para las pequeñas averías.
  8. Cubrir los radiadores eléctricos para secar o calentar un objeto, dificulta la propagación del aire caliente. Por lo que, es recomendable no hacerlo.
  9. Los emisores términos son más caros que los radiadores eléctricos, pero esa inversión inicial se amortiza a corto plazo ya que, por su diseño y funcionamiento, necesitan un 30 % menos de energía para funcionar.

5 consejos para ahorrar con el aislamiento

  1. Tener un buen aislamiento en puertas y ventanas mantendrá el calor en el interior y no habrá necesidad de tener encendida la calefacción tanto tiempo, por ejemplo, por la noche. Se estima que un buen aislamiento término puede reducir la demanda de energía hasta un 50 %.
  2. Cerrar las persianas y cortinas por la noche evitará importantes pérdidas de calor.
  3. Instalar ventanas con doble cristal, o una doble ventana, así como siliconas de puente térmico, permitirá ahorrar entre el 25 % y el 30 % de calefacción.
  4. Aislar los cajetines de las ventanas en las instalaciones antiguas. Se pueden comprar kit de láminas de aislamiento baratos y muy fáciles de instalar.
  5. Disminuir las infiltraciones de aire de ventanas y puertas tapando las rendijas con silicona o masilla, en algunas ocasiones el 60 % del calor del interior de las viviendas se pierde por este motivo.

6 consejos para ahorrar con frigorífico y el congelador

  1. Comprar electrodomésticos con etiquetado energético de clase A y B. A la larga, se ahorra luz y dinero.
  2. Colocar el frigorífico o el congelador en un lugar adecuado y alejado de posibles fuentes de calor como el sol o el horno.
  3. Estar pendientes del congelador antes de que se forme una capa de hielo superior a 3 milímetros de grosor, esto podrá conseguir un ahorro de hasta el 30 % de energía.
  4. Comprobar que las gomas de las puertas están bien selladas, evitará perdidas de frío.
  5. Ajustar el termostato correctamente de los electrodomésticos, entre 4º y 5º C en el frigorífico y –18º C en el caso del congelador.
  6. No abrir y cerrar la puerta en reiteradas ocasiones. Este gesto tan común puede representar un aumento del 10 % del consumo total de la nevera, pues implica un mayor esfuerzo por parte del mismo para mantener la temperatura.

4 consejos para ahorrar con la lavadora y secadora

  1. Aprovechar al máximo la capacidad de la lavadora, secadora o lavavajillas supone un ahorro en luz de hasta un 40 % y un ahorro de agua en torno al 70 %.
  2. Si se puede, es preferible secar la ropa al sol o al aire y evitar el uso de la secadora.
  3. El uso del centrifugado de la lavadora gasta menos energía para secar la ropa que una secadora.
  4. Una secadora con bomba de calor, 9 kg de carga y etiqueta energética A, tan sólo consume 29,98 € al año, y una secadora con bomba de calor B de la misma capacidad, tiene un 44,97 € al año. Lo de siempre, lo barato a la larga sale caro.

6 consejos para ahorrar con el horno

  1. No abrir el horno mientras se está cocinando. Se pierde un mínimo del 20 % de la energía acumulada en su interior.
  2. Aprovechar al máximo la capacidad del horno, es decir, si se pueden cocinar dos platos a la vez, mejor que de uno en uno, al estar menos tiempo encendido permite ahorrar energía en la cocina fácilmente.
  3. No es necesario precalentar el horno a no ser que se requieran cocciones superiores a una hora.
  4. El calor residual muchas veces es suficiente para acabar de cocinar la comida
  5. Los hornos de convección ayudan a distribuir mejor el calor, por lo que gastan menos energía en la cocina evitando pérdidas de temperatura.
  6. Una vez que se apague el horno, es recomendable dejar abierta la puerta y aprovechar el calor para calentar la estancia. Cuidado en caso de que haya muebles delicados cerca si estos no aguantan temperaturas fuertes durante un tiempo prolongado.

5 consejos para ahorrar con la iluminación

  1. Aprovechar la luz natural de las ventanas. Además, aunque el sol del invierno no sea tan fuerte como el del verano, sigue emitiendo suficiente calor para aumentar la temperatura de una habitación, sobre todo si incide directamente en la ventana.
  2. Mantener limpias las bombillas y bombines aumentará el grado de luminosidad como el primer día de uso.
  3. Sustituir las bombillas incandescentes por lámparas led. Tienen el mismo nivel de iluminación y ahorran luz hasta en un 80 %. Además, tienen una vida útil 8 veces mayor que las convencionales. 
  4. Colocar en lámparas unos reguladores de intensidad, reduce el consumo de energía en un 20 %.
  5. Los tubos fluorescentes solo se recomiendan para estancias donde se les dará un uso prolongado puesto encenderlos y apagarlos reduce bastante su vida útil.

¿Tienes alguna duda? Háznosla llegar a través de nuestro Buzón del Experto, estaremos encantados de responderte.

Últimos posts

Necesito electricista: Guía completa para encontrar al profesional adecuado

En el día a día, pueden surgir imprevistos relacionados...

¿Cuál es la temperatura ideal del aire acondicionado para dormir?

Ahora que ya hemos entrado de lleno en el...

¿Cuánto consume una cocina de inducción?

Analizar el consumo de una cocina de inducción, así...

Casas eficientes: consigue un hogar más sostenible

Si tenemos que hacer una obra en casa, estamos...