Qué gasta más la freidora de aire o la vitrocerámica

Qué gasta más la freidora de aire o la vitrocerámica

Freidora de aire Vs. Vitrocerámica: ¿Quién consume más?

La comparativa de gasto de una freidora de aire caliente y de una vitrocerámica es una pregunta bastante recurrente hoy en día, dada la gran acogida que ha tenido este nuevo electrodoméstico en las cocinas de todo el mundo, pues es capaz de realizar comidas mucho más rápidas que el horno o la vitro, pero también más sanas y, supuestamente, con un consumo energético muy bajo, ¿es cierto esto último? ¿Consume menos la freidora de aire que la vitrocerámica?

¿Cuál es el consumo de luz de una freidora de aire?

El consumo de luz de una freidora de aire sin aceite es de 1.500-1.900 W/h en los modelos más eficientes. Este nuevo electrodoméstico ha fascinado gracias su rapidez en la cocina y, prácticamente a cero de aceite, y muy fácil de limpiar.

Con una freidora de aire se pueden realizar miles de recetas fáciles y sin complicaciones, y que se tardan en hacer unos 20 minutos como mucho en la freidora de aire.

Se pueden consumir alimentos fritos o rebozados de una forma más saludable, gracias a su ausencia de aceite y así el consumo de calorías. El precio de las freidoras de aire está bajando poco a poco llegando a encontrarlas por menos de 100 €.

¿Cuál es el consumo de luz de una vitrocerámica?

El consumo de luz de una vitrocerámica es de 1.200-2.500 W/h. Existen dos modelos de vitrocerámica: inducción o no inducción. La diferencia es el consumo, las tradicionales consumirán un 40 % más que las de inducción.

Si el precio de la luz es de 0,21 €/kWh, el coste por emplear la vitrocerámica, independientemente del fuego que se utilice, puede suponer una media de 50 euros al mes y de hasta 300 euros al año.

¿Qué consume más una vitrocerámica o una freidora de aire?

En un primer vistazo se detecta que la diferencia entre el consumo de la freidora de aire y la vitrocerámica no es muy llamativa.

Freidora de aireVitrocerámica
1.500 – 1.900 W/h1.200 – 2.500 W/h

Pero, a la hora de cocinar, la cosa cambia. Por ejemplo, las clásicas patatas fritas tardarán más en hacerse en la freidora de aire (unos 20 minutos), mientras que en una sartén se tarda unos 10 minutos.

En términos prácticos, para hacer unas patatas fritas se emplea la máxima potencia para calentar el aceite y luego, se reduce el fuego para poder darle ese toque crujiente, es decir, que si la potencia media de la vitrocerámica es de 1,8 kW, freír unas patatas en la sartén supone un gasto de 0,378 euros/kWh, si el kilovatio hora cuesta 0,21 €. Y en una freidora de aire el gasto es menor ya que la potencia que necesita no es igual que la de la vitrocerámica, unos 0,92 kW, lo que se traduce en 0,193 €/kWh.

Al final, el consumo de la freidora de aire (1.900 W/h), frente al de la vitrocerámica (2.500 W/h), determina el ahorro final. Además, hay que sumarle el hecho de que con la freidora de aire no solo se ahorra en términos de consumo, sino que también las comidas son más sanas y se hacen en menos tiempo.

Por ejemplo, unas alitas de pollo también se pueden hacer en la freidora de aire en tan solo 20 minutos y sin apenas aceite. Mientras que en la vitrocerámica supone muchísimo aceite y 15 minutos cada lado.

En cualquier caso, el coste máximo que puede alcanzar la freidora de aire es de 0,399 €/kWh frente a los 0,525 €/kWh de la vitrocerámica.


¿Tienes alguna duda? Háznosla llegar a través de nuestro Buzón del Experto, estaremos encantados de responderte.

Últimos posts

¿Qué tramos de potencia eléctrica existen?

Cómo ahorrar en la factura de la luz con...

Dar de baja la luz con Iberdrola: trámites y requisitos actualizados

Paso a paso para dar de baja la luz...

Dar de alta la luz con Naturgy

Paso a paso: cómo dar de alta la luz...

Descubre cómo reducir el consumo de electricidad

¿Cómo disminuir el consumo de energía eléctrica? Reducir el consumo...