Tenemos que hablar: es hora de conocer otras compañías de luz

Tenemos que hablar: es hora de conocer otras compañías de luz

¿Cómo cambiar de compañía de luz?

¿Tienes la sensación de estar pagando demasiado en tu factura de la luz? ¿Tienes problemas con el servicio de atención al cliente? ¡No te preocupes! El cambio de compañía de luz es un proceso que cualquier persona insatisfecha con las condiciones de su comercializadora puede hacer.

En 2008 se liberalizó el mercado eléctrico y, desde entonces, los consumidores podemos cambiar de comercializadora de manera libre, ya que la distribuidora responsable sigue siendo la misma y lo único que cambia es la empresa responsable de facturar la energía consumida.

A la hora de llevar a cabo el cambio, debemos tener en cuenta nuestros propios hábitos de consumo eléctrico para asegurarnos de estar tomando la mejor decisión. Aquí en nuestro blog podrás encontrar un comparador de tarifas para orientarte en esta elección.

Datos necesarios, coste y plazos

Por norma general, el cambio de compañía es una gestión que cualquier cliente puede realizar de manera gratuita, sin embargo, algunas compañías establecen un periodo de permanencia por el que, si no se cumple, el usuario puede sufrir una penalización económica. Este coste viene determinado por cada compañía y depende del tiempo que quede hasta el fin del contrato.

Cuando queramos cambiarnos de compañía eléctrica únicamente tendremos que ponernos en contacto con ellos e indicar la tarifa que deseemos contratar. Al mismo tiempo, necesitaremos tener a mano unos datos, tanto personales como del punto de suministro:

  • Datos del titular: nombre, apellidos y DNI.
  • Datos de contacto.
  • Datos bancarios.
  • Dirección exacta de la vivienda.
  • Código CUPS.
  • Potencia eléctrica.
  • Boletín eléctrico.

¿Qué pasa si estamos en una casa de alquiler?

En estos casos, también es posible cambiar de comercializadora en busca de mejores tarifas y condiciones. Lo primero que se debe hacer es un cambio de titular con la comercializadora vigente, para pasar a ser el titular del contrato de electricidad.

Una vez realizada esa primera gestión, ya puedes seguir adelante con los cambios que quieras: una tarifa con la misma comercializadora o cambiar de compañía.

Lógicamente, estas gestiones requieren el consentimiento del propietario del inmueble y tendrás que hablarlo con él, para que autorice poner la luz a tu nombre, cosa que no siempre será de su agrado. Lo que sí debería aceptar es cambiar a una tarifa más conveniente para ambos, si le demuestras que lo es. Por intentarlo no pierdes nada y el gran argumento es que ese gasto lo pagas tú. Suerte en las negociaciones.

Lo del cambio de titular aquí se me queda un poco descolgado. No se si sería mejor hacer una mención al final, en el párrafo del alquiler, fuera del cambo de compañía, y ligarlo al cambio de vivienda que es lo que crea la necesidad. Aquí lo veo como inconexo con el tema principal.

En caso de deuda

¡Ojo! En este caso es muy importante estar al día con los pagos, es decir, no tener ninguna deuda asociada a nuestro nombre ya que es probable que cuando queramos hacer un cambio de compañía, no nos dejen.

Si quieres consultar el estado de tu factura, lo puedes hacer a través del área de clientes de tu comercializadora.


Y si necesitas más información, no dudes en acudir a nosotros de nuevo. Suscríbete a nuestra newsletter y estarás al día de las últimas novedades. Y si necesitas más información, contacta con nosotros a través del Buzón del Experto de nuevo, estaremos encantados de ayudarte

Últimos posts

¿Cuánta electricidad consume un hogar en España?

El consumo de electricidad en una casa varía todos...

Instalación de bomba de calor en tu piso: Una alternativa eficiente y sostenible

La Unión Europea está liderando el cambio hacia una...

¿Gastan mucho las luces del árbol de Navidad?

La preocupación por el consumo energético de las luces...

¿Es bueno apagar la caldera por la noche?

La cuestión de si es conveniente apagar la caldera...